El mundo perdido (Tercera Parte)

Edward había despertado a eso de las 4 de la mañana, todo estaba aún bastante obscuro, el reflejo del sol a penas se lograba divisar en el césped húmedo de la pradera, se veían algunos hombres caminando en el horizonte transportando grandes cajas de madera hasta unas viejas bodegas, todo estaba bastante tranquilo; bajó de la cama lentamente y buscó su maletín, tomó rápidamente su abrigo y bajó al salón por unos libros y salió de casa; caminó hasta llegar a las vías del tren, vio que algunos soldados se encontraban vigilando la zona, caminó hasta la parada y buscó su boleto, entró al tren y tomó un libro de su maletín para leer camino a Londres.

Había llegado ya a la ciudad, estaba cubierta por una obscura y siniestra nube de anarquía, ya que, a penas un tiempo atrás, el país había podido recuperarse después del holocausto Nazi, las tropas aún estaban alerta ante cualquier otro tipo de ataque, se encontraban en los viejos pueblos, en otras ciudades, e incluso vigilando atentamente cualquier movimiento del territorio alemán; las calles de Londres se encontraban llenas de vagabundos, terroristas, se comenzaban a ver rastros de drogadictos y extranjeros que se aprovechaban de la poca seguridad del lugar; Edward siguió su camino hasta la universidad y decidió quedarse un tiempo en la ciudad.

“El mundo cada vez es más parecido a mis predicciones, todos mueren lentamente por causa propia, la guerra sigue y todos lo saben, vivimos en la anarquía pero vivimos tranquilos, el mundo no tiene salvación, esta es la realidad, vivimos en un abismo, vivimos en la obscuridad, no culpo a los socialistas, no culpo a los alemanes, culpo a los antepasados pues ellos son los culpables, nos hacen pagar sus malas decisiones, nos hacen vivir con miedo, nos hacen vivir con sufrimiento, pronto saldré de este lugar…”

La noche se asomaba lentamente frente a la ventana del salón, las clases habían terminado pero Edward había decidido quedarse un rato leyendo un poco de historia antes de salir del lugar; salió y caminó por todo el edificio, se dirigió al jardín y vio como las aves volaban hacia un bosque no muy lejano, decidió seguirlas y estudiar un poco el lugar al que se dirigía; de pronto, notó que todo era diferente, los árboles cada vez se veían mas secos y obscuros, el viento era más fuerte, y se escuchaba el aleteo de las aves, siguió caminando hasta encontrar un río y vio una mansión del otro lado del lugar; caminó lentamente por la orilla hasta encontrar un lugar donde pudiera avanzar hacia el otro lado; llegó así a un lugar bastante obscuro, y vio que un muro de piedra cubría a esta mansión y que la única forma de pasar era por una puerta de madera que estaba a unos 200 metros del lugar; así pues, caminó hasta aquel lugar y notó que la puerta estaba sellada, trató de botarla pero al no tener éxito, trató de ver la forma de saltar el gran muro para conocer qué era lo que ocultaba ese tan tenebroso lugar.

“Este lugar es bastante obscuro y tenebroso, los cuervos me persiguen y el viento cada vez es más fuerte, no se como puedo entrar a este lugar y saber que es lo que se oculta tras este gran muro, no se percibe otra presencia en este lugar, estoy solo, y creo que hasta mañana podré descubrir alguna forma en la que pueda entrar, creo que esta noche me quedaré en este lugar, mientras tanto trataré de escaparme un poco de la sociedad…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s