96 Días…

Solo recuerdo que fue una noche gris, esas que suelen matar tu alma poco a poco esperando el momento preciso para atacar a tus emociones, esas que crees que te brindan esperanzas pero solo terminan lastimándote un poco más; en ese momento solo podía sentir soledad en mi entorno, junto a aquel aroma a tabaco inglés y esas ganas de conocerte, mientras veía tus rizos dorados que se llevaba el viento, y esa mezcla tan curiosa entre un color verde olivo y ese brillo color miel en tus ojos, pues decidí acercarme a ti, quería saber tu nombre, de donde venías y cuales eran tus intenciones al presentarte tan bella a este lugar tan poco visitado.

Recuerdo que me saludaste amablemente y te presentaste, vestida con ese abrigo carmesí y un bolso marrón, sosteniendo tu móvil cortando una llamada; noté que tus ojos estaban húmedos y tus mejillas rojas, así que decidí ofrecerte llevarte a casa, lo cual con un tono sollozante asentiste y me tomaste del brazo; se que aún recuerdas ese camino obscuro y la forma en la que tomabas con más fuerza mi brazo; cuando conversabas conmigo sobre los problemas que pasabas en ese momento, las lindas sonrisas que me regalaste, y lo que aún recuerdo cada momento, el sabor y textura de ese labial de cereza.

Ese fue el inicio de nuestra historia, junto a aquel parque, esa noche que tanto te necesite, pues, sabía que eras la persona con quien quería estar el resto de mi vida.

Así, pasaron algunos días y te decidiste a enfrentar tu destino y aceptar estar junto a mí, a lo que todas las noches me decidí escribirte un poema, todas las mañanas y todas las tardes poder tomarte de la mano y asegurarme de que estuvieras bien, tratar de hacerte feliz, dar todo mi empeño y dedicación solo para ver una sonrisa en tu rostro.

No paso mucho tiempo para que cambiaras de opinión, de hecho fueron 96 días los que pude estar contigo, aunque se que tal vez no me has olvidado, se que ya no quieres estar conmigo, sigo sin conocer las razones, sin saber que te hizo alejarte o que te incitó a dejar de quererme, mas es imposible que yo te pueda negar que sigo obsesionado contigo, sabes, no puedo olvidarte, y aún peor, no puedo dejar de amarte…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s