Un día especial…

Inicia un día especial, despertando temprano bajo la luz de un amanecer, bajando rápidamente las escaleras para beber un café negro y desayunar unas tostadas a la francesa; se sentía aquel aroma a café recién tostado y se sentía un ambiente hogareño poco común dentro de las paredes de la sala de estar.

Subí las escaleras y terminé de arreglarme, busqué mi chaqueta y tomé algunas cosas que debía llevar a la ciudad, salí despidiéndome de mi piso y bajé viendo al viento golpear los árboles de mi barrio; tomé un transporte público para la ciudad, y me dirigí al centro; pasaron unos 30 minutos y llegué a mi destino, me topé con algunos conocidos, había muy poca gente por las calles y todos se notaban bastante tranquilos, subí unas cuantas calles y me dirigí a la puerta de la casa de esa linda chica* con quien había quedado de verme por la mañana. Toqué un par de veces la puerta y a lo lejos se escuchaban los pasos de esos lindos botines de color café, salió de casa y la tomé del brazo, llevaba el cabello sujetado, un abrigo color carmesí y una bufanda; sus ojos despertaban una sinceridad y ternura, ese lindo color miel que los caracteriza y que te hacen volar dentro de tus mismas emociones; comenzamos a caminar por una de las avenidas hasta llegar a una cafetería de la localidad.

Estando dentro de este negocio, nos dirigimos a unas sillas barnizadas de color negro, pedimos un café, me acerqué lentamente y le di un abrazo mientras ella veía hacia la calle; hablamos de nuestra situación social y contamos algunas viejas anécdotas mientras que los empleados del lugar corrían por todas partes atendiendo a algunos extranjeros que se encontraban en la barra principal, el lugar se comenzaba a llenar poco a poco, la gente comenzaba a transitar por la ciudad como era habitual en los días de final de año, de un momento a otro decidimos salir para dar una vuelta por el sector, y nos sentamos en una de las gradas del templete del parque, abrazándola suavemente seguimos conversando un rato, la gente seguía su rumbo, algunas familias pasaban a nuestro al rededor, algunos ejecutivos que siguen trabajando, las típicas parejas que van a tomar aire al parque, y alguno que otro vagabundo residente del lugar.

Pasaron unos cuantos minutos y ella me dijo que se debía retirar, si puedo ser sincero, era como perder una parte muy importante de mi ser, pero, como era claro, no podía obligarla a seguir conmigo; nos dirigimos hacia su casa, seguimos conversando un rato y después de ello pasamos a su casa, me despedí de ella y esperé a que estuviera dentro de su casa, luego recorrí la ciudad y me dirigí hacia uno de los viejos edificios para descansar un poco; luego de ello, simplemente recorrí un par de calles más, y me dirigí hacia mi piso nuevamente…

Por ahora, eso es lo que puedo contarles de este día, que para mí se ha convertido en un día bastante interesante, es un pequeño relato de lo que puedo disfrutar en mis momentos libres, y espero que esta sea una de muchas experiencias de las cuales pienso compartir con mi amada*…

*Este es el típico caso de aquel amor platónico que aunque tú desees estar con esa persona, sabes que es imposible y que de cualquier manera debes afrontar la realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s