Amor prohibido

“Las zapatillas marrones entre los muebles de cedro marcan tu llegada hasta aquel lugar de deseo…”

La tarde llegaba a su fin con esa increíble puesta del sol, los colores naranja y púrpura golpeaban el horizonte junto al sonido del viento; era ella quien se veía a la distancia con sus ojos color miel y un cabello alborotado por la lluvia de verano. Pasaban así solo esos dulces instantes en que pude verte, tan tranquila, pacífica e inconsecuente…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s