No tengo Clickbait para esto…

“Es cuestión de tiempo el evaluar las posibilidades de encontrar la felicidad en aquellos actos diarios que parecen de lo más común, pero que conllevan demasiados detalles como para ignorarlos y generalizar en una sola emoción”.

Aprendemos ante el pensamiento filosófico sobre la felicidad como un estado metafísico inalcanzable por parte del cuerpo físico, nos encierran en la mentalidad de alegrías momentanias que se obtienen mediante logros y objetivos vacíos que obtienes a cada poco, desde lograr encender un cigarrillo al primer intento bajo una tormenta que te acaba de arrebatar tu sombrilla, o el saber que falta poco para que se terminen las clases y que estás a pocos pasos de empezar a despertarte a las 10 y hacer tu típica rutina de ejercicio que consiste en tomar tu caja de Cap’n Crunch y aplastarte a ver un maratón de todas las series de Marvel que están en Netflix con la cuenta compartida que tienes con tu vecina que te hace “favorcitos” de vez en cuando.

Ya te acostumbraste a un mundo aburrido dentro de la urbanización, cambia tu estilo de vida y aprende a disfrutar de todo, incluso de tus errores más vergonzosos; viaja al menos 3 veces al año, escala un par de montañas, deja de hacerla del pedo a la humanidad y aprende a odiar en silencio; será mucho más satisfactoria tu vida y no serás otro patético robot dentro del mundo de hoy.

 

“No te conviertas ni en un Marqués de Sade ni en un Edipo en tu inquieta insistencia, puede que seas un enfermo pero no estás en el siglo correcto y puedes terminar preso por el hecho de estar completamente desquisiado; relájate y enfócate en tu objetivo, ninguna relación es perfecta pero tampoco es para perder las esperanzas tan pronto”.

La última despedida desde aquella fría noche dentro de la habitación había sido un trago amargo con cápsulas de sentimientos pecaminosos y deseos de destrucción, sin embargo, todo era cuestión de años para lograr curarse por completo; el amor no es algo que se llegue a superar con tanta libertad como la pérdida de un familiar lejano o fallar en las apuestas, cuando se es adolescente, perder a esa persona a la que prometiste devoción y amor puede llegar a ser tan enfermizo que puede llevarte mucho tiempo el llegar a entender todos tus errores que te llevaron a estar con esa persona en primer lugar, sobre todo el perder el tiempo en algo que no se convertiría en una buena inversión para tu vida personal y claro, no debemos de olvidarnos que te quitaría al menos un par de noches de sueño por simple intranquilidad de una mente frágil y sin ningún tipo de control.

Llega una nueva oportunidad de búsqueda de alguien que te pueda respetar, apreciar y aparentar llevarse bien contigo por el hecho de tener una imagen “aceptable” dentro de la sociedad; conlleva sacrificios como dejar de salir con tus amigos de vez en cuando, dejar de beber como si tu hígado fuera de acero y dejar de escuchar a King Diamond para pasarte a Belanova (Durante los primeros meses); es fácil suponer que si estás trabajando o estudiando, pueda ser beneficioso o completamente desgastante tener que mantener más de 4 personalidades a flote durante logras concretar el cómo vas a poder satisfacer las necesidades del mundo que te rodea junto con tu desquisiada lujuria; ¡Pero vamos, que sí se puede lograr!…

“Manifiesta una actitud de control y poder sobre las decisiones que tomas, desde qué lista de reproducción te va a acompañar al trabajo hasta cuántas cucharadas de sal son las recomendadas para la tasa de café que le darás a tu mejor amigo después de una buena fiesta”.

No te encierres en vivir la vida al límite sin conocer las reacciones, consecuencias o vendettas personales que llegarán tarde o temprano de lo que hagas en tu día a día; no prestes dinero, trata de mantener tu trabajo, no bebas más de 10 tazas de café en una sola mañana y si tienes más de 20 años, no mezcles más de 2 estupefacientes en una noche de viernes.

Consigue clientes fuertes, aprende a hacer buenas amistades, no seas tan raro cuando te hagan preguntas personales, cambia tu vida para que sea más fácil para tí y para el resto de personas, nadie quiere estar cerca de alguien complicado con obsesiones compulsivas.

“No temas al futuro, el presente es más importante…”

El apocalipsis del nuevo imperio

Habían pasado ya algunos años desde el último ataque contra la nueva babilonia, los reinos y los imperios vivían como carroñeros entre el olor a podredumbre de sus hombres caídos y los huesos punzantes y grises de los herederos de grandes fortunas que creyeron ser libres ante aquella guerra que no tuvo perdón ni piedad de ningún alma que se autodenominaba privilegiosa.

Las lágrimas de sangre que corrían en los ojos de las viudas y los huérfanos de las tierras olvidadas por el mundo eran más dichosas que aquellos que por su fe estaban siendo castigados y desmembrados por las mismas deidades modernas a quienes tanto veneraban y suplicaban por salvación y por poder; era mejor el sufrir por el pasado que a todos nos había dejado en la miseria, que vivir entre aquellos que al celebrar su victoria fueron traicionados por su misma sangre; el tigre y el dragón eran una historia más que contar, los pueblos olvidados de las tierras antiguas eran vistos como lagunas de sangre, los pueblos de Abraham, Sargón y Alejandro dejaron de existir desde ya más de una década, y el tigre blanco ahora descansa en su tundra bañada en sangre de necios.

Los descendientes de la nueva babilonia fueron fuertes, pero abusaron de su poder a tal grado, que su guerra le costó la vida a más de una sola raza, desde aquellos quienes se llamaron sus aliados, hasta aquellos que empapados entre los fluidos de su sangre y su carne aún dispersa, mezclada con la ceniza y los escombros, seguía suplicando por piedad y por el perdón; sin embargo, ya eran muy pocos, tristes, miserables y sucios.

Los jinetes hicieron bien en detener y acabar con las grandes abominaciones, ya habían liberado a quienes lucharon con honor y habían castigado a los avaros y ambiciosos que trataron de ser más poderosos que el resto de sus semejantes.

El problema no es la sociedad… a veces depende de uno mismo…

En muchas ocasiones hemos escuchado a alguien quejarse de absolutamente todas las cosas que le suceden a su alrededor, desde cosas tan simples y comunes como el hecho de tener un compañero de trabajo demasiado estresante, hasta problemas mucho más grandes como el de algún político que toma pésimas decisiones las cuales afectan al estilo de vida de no sólo una sino de varias personas.

Pues, hay que ser lo suficientemente consciente para darse cuenta de que muchos errores son provocados por nosotros mismos, y es tan simple de verificar que sólo hace falta recordar toda nuestra agenda mental para ver donde la terminamos de embarrar y el por qué de las consecuencias de nuestro día a día…

  1. Llegaste tarde al trabajo; puede que haya sido por salir 20 minutos después de la hora habitual…
  2. No te dieron el suficiente tiempo para desarrollar un trabajo o un proyecto; puede que esto te pasó por estar leyendo publicaciones como esta.
  3. Tienes problemas con tu pareja; si es por infidelidad por parte de la otra persona, entonces puedes dedicarle la canción de “La Planta” de Elefante, de lo contrario, puede que no estés tomando el tiempo necesario con esa persona…
  4. Ha bajado el rendimiento de tus calificaciones; anda, todo depende de tu interés y de NADIE MÁS (Al menos que estés en una institución pública donde sólo siendo Marxista vas a conseguir el éxito).
  5. Si te quejas a menudo de la basura en las calles, no me vengas con que nunca has tirado algo por la ventana de tu auto o incluso en la calle para evitar llevarla entre los bolsillos hasta llegar a tu destino, TODOS SOMOS CULPABLES.
  6. Si tienes el típico compañero molesto, aprende a ser tolerante, nunca sabes en qué momento puede existir un cambio de roles o que haya alguien mucho más despreciable que se encargue de deshacerse de él.
  7. Y la más importante, si en dado caso nunca te alcanza el dinero, ve y pregunta a tus amigos si quieren salir por unos chupitos o a por unas cubatas este fin de semana y vas a ver por qué la crisis está como está…

Estos son ejemplos básicos de problemas que dependen más de nosotros o que pueda que sean por nuestra actitud o la forma en la que nos llevamos con los demás; la vida es demasiado corta y nuestro error es no saberla disfrutar…

La Verdad sobre los Sueños

Vivimos en un mundo inexplicable, lleno de situaciones que pueden ocasionarnos problemas día con día, pero existe un universo tan cercano y tan distante que nos hace sentir como simples idiotas al no percatarnos que lo tenemos de una forma bastante accesible; tarde o temprano esta verdad nos daría un golpe en la cara para quienes lo hemos logrado experimentar, para otros va a ser una simple locura.

En momentos de meditación y encerrados en nuestro multiverso de problemas, recordamos algún sueño lúcido que nos transporta a un lugar donde nos sentíamos cómodos, por ser un lugar que nuestro mismo subconsciente había creado, estando con amigos, algún amor prohibido o incluso disfrutar de diversos gustos culposos que en la vida real nunca pudimos engullir por medio de nuestro espíritu.

Hace no más de unos cuantos días, logré visitar aquel lugar fuera de la ciudad, frente a las praderas, vecino a las constelaciones; sólo se percibía a la distancia un puente colgante que te transporta a una edificación dentro del bosque, lleno de personas que han sido parte de tu existencia y donde difícilmente se puede actuar, puesto que no es un mundo físico, sino un mundo paralelo controlado por nuestra mente; cada partícula, árbol, y espacio donde resonaban pisadas era un mundo perfecto creado por diversas sinapsis al momento de descansar; dicha aventura fue extensa, todo era perfecto, mas sin embargo, luego tu mente te muestra que todo fue creado en realidad por los mismos demonios que te han acompañado por bastantes años, para hacerte sentir miserable al momento de despertar y notar que fue un sueño que pronto ibas a olvidar…

40 lecciones de vida, escritas por un hombre de 90 años

Cada día refleja nuevos rayos de luz que muestran la perfección que existe en cada detalle dentro de nuestra habitación; desde aquellas partículas de polvo en el aire, hasta el poder ver cada ligero pero tan marcado relieve en nuestro rostro al vernos al espejo cada día; debes analizar cada momento el seguir luchando por mantener tu vida o hacer que el destino sea quien la rija conforme el pasar de los años.

“Despiertas un día más. El sol entra por tu ventana e ilumina tu habitación. Uno de los rayos que se han colado por las cortinas apunta en dirección al vaso del pequeño buró. El bello efecto se vislumbra en las paredes decoloradas y te roba una ligera sonrisa. Una sonrisa que sientes en la pesadez de cada arruga de tu rostro. Una sonrisa que se interrumpe por un quejido interno, un mecanismo de tu cuerpo para expulsar un intruso en tus pulmones. El aviso de tu anatomía te obliga a incorporarte, aunque tu caja de huesos se rehusa en un principio. 

Te quedas sentado al pie del colchón, donde como parte de tu ritual deberás tomar el compilado de medicinas del día. Es el momento más difícil de todos. Meditas si seguir con un tratamiento que busca evitar lo inexorable o sólo fluir con el ciclo natural de la vida. El cuerpo y los años te pesan. Suspiras. Tragas. Bebes. Te levantas en dirección al baño ante otro aviso de urgencia de tu cuerpo.

Te miras frente al espejo. Todo sigue ahí a pesar de los años. Las pestañas más largas del barrio, la cicatriz en la ceja izquierda. Las huellas de la viruela negra y tu boca pequeña. El espacio de mejilla donde nunca te creció la barba y orejas tan pequeñas que te sorprenden sigan escuchando. Te sabes frente al espejo. Recuerdas que hoy vendrán tus nietos de visita. Esos dos pequeñines que te recuerdan algunos de tus mejores años, donde reías, cantabas, bailabas y jugabas sin mañana alguno. Niños como cualquiera y como ninguno. Pequeños que escuchan absortos tus historias, mitad invento y mitad experiencia propia. Piensas en una manera de transmitirles lo más que has podido aprender de la vida. Aquello que has intuido, descifrado, adivinado y descubierto. Retomaras la pluma, una pasión que has dejado en los últimos meses pero que te ata a quién eres.”

Y escribes:

1.- La vida no es fácil pero aún así es increíble de vivir.
2.- Cuando dudes, sólo da un pequeño paso hacia adelante.
3.- La vida es demasiado corta para no disfrutarla.
4.- Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos y familia lo harán.
5.- No compres cosas que no necesitas.
6.- No tienes que ganar cada argumento. Sé fiel a ti mismo.
7.- Cuando llores, hazlo con alguien. Es mucho mejor que llorar solo.
8.- Vive el aquí y el ahora. Aprovecha el momento.
9.- Ahorra para las cosas que importan.
10.- Cuando se trata de chocolate, resistirse es inútil.
11.- Haz las paces con tu pasado para que no interfiera en tu presente.
12.- Está bien que tus hijos te vean llorar.
13.- No compares tu vida con la de otros. Nunca podrás conocer a detalle cómo es la de los demás.
14.- Si una relación amorosa tiene que ser un secreto, no deberías estar en ella.
15.- Todo puede cambiar en un parpadeo de ojos. Pero al final todo estará bien.
16.- Si quieres calmar tu mente, toma un respiro profundo.
17.- Deshazte de todo aquello que no sea útil. El desorden te afecta más de lo que crees.
18.- Aquello que no te mata, te hace más fuerte.
19.- Nunca es tarde para ser feliz. Pero eso depende de ti y de nadie más.
20.- Cuando se trate de perseguir aquello que amas en la vida, no aceptes un no por respuesta.
21.- Prende las velas, utiliza tus mejores sábanas y tu mejor ropa interior. No los guardes para una ocasión especial. hoy es un día especial.
22.- Prepárate para lo peor y después fluye con la vida.
23.- Este es tu momento para ser excéntrico. No esperes a los 80 años para hacer todo lo que querías hacer de joven.
24.- El órgano sexual más importante es el cerebro.
25.- Nadie está a cargo de tu felicidad más que tú.
26.- Cuando ocurra algún “desastre” en tu vida, piensa si ello importará en 5 años.
27.- Siempre elige vivir.
28.- Perdona pero no olvides.
29.-  Lo que los demás piensen de ti, no es asunto tuyo.
30.- El tiempo cura casi todo. Dale tiempo al tiempo.
31.- Sin importar si una situación es buena o mala, eventualmente cambiará.
32.- No te tomes tan en serio. Nade más lo hace.
33.-  Si pudiéramos agrupar nuestros problemas y ver los de los demás, tomaríamos los nuestros de vuelta.
34.- Hacerse viejo es mejor que morir joven
35.- Tus hijos tendrán sólo una infancia. Disfrútala con ellos.
36.- Al final de todo, lo único que importa es si amaste o no.
37.- Todos los días sal a la calle. No sabes qué podrás encontrarte ahí.
38.- La envidia es una pérdida de tiempo. Acepta lo que tienes ahora, no lo que crees que necesitas.
39.- La vida no viene con un listón pero aun así es un regalo.
40.- Lo mejor siempre está por venir.